6 Consejos para la aplicación de la Psicología de Precios 

¿Cómo funciona la psicología de precios?

Para aplicar la psicología de precios es necesario partir de la psicología como consumidor, En este sentido, la psicología del consumidor se estimula con diferentes factores que son capaces de intervenir en cómo vemos el precio de un producto o servicio particular. En otras palabras, hablamos de la facilidad de alteración sobre la percepción de un precio u otro. 

Basado en lo anterior, las estrategias aplicadas con la psicología de precios, permiten que independientemente del precio que tenga el servicio o producto que estemos ofreciendo, podamos provocar en el cliente el mayor grado de atracción posible para llegar al momento de la compra. Este tipo de aspectos responder a preguntas del por qué algunos precios terminan en $99 y cómo juega esto en la compra. 

¿Cómo nos beneficia la psicología de precios, como vendedores? Prácticamente nos permite vender más. Si, así de sencillo, cuando empezamos a aplicar este tipo de técnicas, permite que el comerciante pueda aumentar sus ventas con los clientes. Para ello, debes tener en cuenta los siguiente consejos que te proporcionamos: 

Usa la palabra: “Gratis”

Y es que, ¿A quién no le llama la atención esta palabra cuando está aplicada a algo que realmente nos interesa? Lo cierto es que la palabra “Gratis”, tiene un alto poder influenciable en las personas. Sin embargo, usualmente cuando se ofrece algo gratis, es porque existe un motivo oculto o algo más allá. 

Uno de los sectores donde los vendedores aplican el “Gratis”, es por la compra de un producto para llevarse uno del mismo gratis y sin costos de envío. Generalmente esto se aplica a productos nuevos en los que el consumidor se lanza a experimentar con el producto por la idea de que aunque paga el precio del producto inicial, el resto no le costará absolutamente nada. 

Utiliza precios minimalistas

Seguramente cuando te has dirigido a un bar, tienda comercial o restaurante, has notado que mientras algunos precios van acompañados del signo peso “$”, hay otros que se abstienen de colocarlo, y si no te habías fijado en ello, es momento de que sepas por qué ocurre esto. Pues bien, algunos estudios han demostrado que cuando el precio tiene el símbolo “$”, los clientes tienden a disponer de menos dinero para gastar, ya que el precio o está muy acompañado o está demasiado explícito, de alguna manera. 

Lo que hacen algunos negocios, es por ejemplo minimizar el tamaño del precio, colocándose en lugar de $10.000 un 10, y aunque si bien la cifra sigue siendo la misma, el precio no se llevará principalmente la atención del cliente, lo que le permitirá persuadirlo con el producto o servicio que se le esté  ofreciendo. 

No prescindamos de los “precios con encanto”

Como mencionamos al principio de este apartado, existen negocios que colocan el famoso 99 al final de cada precio, de acuerdo a la moneda que funcione en ese país. Estos son conocidos como “Precios con encanto”. Este precio o mejor, cifra, permite que el cliente pueda asociar las terminaciones aproximadas con ofertas que se encuentran a su disposición, lo que le da la sensación de llevarse algo mejor por menos precio y que está frente a una promoción. 

En este sentido, aplicar esta terminación al precio, acercándose a la siguiente cifra, permitirá que podamos aumentar la posibilidad de realizar la venta con la psicología del precio al consumidor. 

No te olvides del: “# por cliente”

En ocasiones esta técnica es usada porque permite proporcionar al cliente la sensación y el origen del pensamiento de: “Debería comprarlo”. Se trata de una técnica que también permite pensar que es un producto del que más bien la cantidad es escasa y que no todo el mundo podrá tenerlo. Aunque usualmente se realiza esto para evitar la venta a través del mercado gris, lo cierto es que tiene un efecto positivo en la posibilidad de compra de los clientes. 

Ten cuidado con el tamaño del precio 

Similar al punto anterior en el que eliminamos el signo peso ($) de los precios establecidos, esta técnica también pretende disminuir el impacto y la atención del cliente ante el precio del producto o del servicio que estamos ofreciendo. En este sentido, debemos evitar colocar el precio del producto en negrilla y con un tamaño prominente dentro de la publicación de la venta. 

Este es un error frecuente que los comerciantes tienden a confundir, ya que lo que queremos es que el cliente tenga toda la información que necesita, incluyendo el precio, claramente. No estamos ocultando la cifra, simplemente estamos reduciendo su tamaño para que lo que se lleve en primera parte el cliente, sea el producto que le estamos ofreciendo. 

6 Consejos para la aplicación de la Psicología de Precios 

Aplica descuentos fáciles de comprender

Con frecuencia en diferentes establecimientos comerciales y en internet, verás que cuando muestran un precio de un producto particular que estaba por ejemplo en $20 y ahora está en $18, no verás que esta cifra es $18.9 o 18.7, etc. ¿Por qué? Pues bien, aunque el precio realmente pudo haber estado en cualquiera de las cifras anteriores, se trata de facilitar todo al cliente para que sea digerido más rápido. 

Cuando hay descuentos evidentes en los que el cliente puede observar el precio en el que estaba y en el que se encuentra ahora, es fundamental que el cálculo pueda hacerse fácilmente para que el cliente pueda identificar de cuánto es el ahorro que puede tener si decide comprar el producto de inmediato, dada la promoción u oferta. Prácticamente se trata de hacerlo más fácil. En este tipo de casos, no aplica la terminación $99. 

Como ves, se tratan de consejos realmente sencillos que quizás no hubieses pensado antes pero que son capaces de proporcionar resultados realmente evidentes en los procesos de compra para los clientes. No te olvides de tenerlos muy en cuenta a la hora en la que establezcas un nuevo producto, realices descuentos y promuevas ofertas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *