Cambio de la  Función de Marketing a la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial, al  carecer de la perspicacia humana, se ve limitada a la hora de ayudar a los técnicos de marketing  a abrir la caja negra de la predicción del mercado. 

Imaginar un futuro en el que una máquina de marketing inteligente pueda predecir las necesidades y hábitos de los consumidores individuales y la dinámica de los competidores en todas las industrias y mercados, no está muy lejano.  

Este dispositivo reuniría datos para responder a preguntas estratégicas, orientaría las decisiones de gestión y permitiría a los responsables del marketing poder probar rápidamente el comportamiento de  los nuevos productos o servicios a varios precios y con características diferentes.

El Aprendizaje Humano y el Artificial

Los algoritmos de aprendizaje de la máquina que podrían alimentar un dispositivo de este tipo son, al menos por ahora, incapaces de producir resultados tan prometedores. Pero, según un grupo de investigadores, la máquina de marketing virtual prevista podría convertirse en una realidad, pero aún se necesitaría un ingrediente que le falta, un alma.

Lo que se denomina alma en este caso, es la intuición humana, la experiencia científica, la conciencia de las preferencias de los clientes y el conocimiento de la industria, todas las capacidades de las que carecen las máquinas y que requieren decisiones de marketing inteligente.

Sin alma, es decir sin intuición humana, las capacidades de la máquina serán limitadas, según los expertos en marketing, el machine learning, adopta una visión de alto nivel del papel presente y futuro de las herramientas de aprendizaje de la máquina en la investigación y la práctica del marketing. 

Por ello, se propone dar un paso atrás y preguntarse si es posible poder integrar mejor el aprendizaje automático para resolver los problemas de marketing previamente insostenibles que enfrentan las empresas reales.

Se tiende a pensar que cuando se tienen todos estos datos ricos y esta tecnología de aprendizaje de máquinas, que las máquinas van a llegar a la mejor solución. Pero eso no es algo que puedas hacer por el momento, y para tener alguna esperanza de hacerlo, es necesario  integrar el conocimiento especializado que los técnicos y expertos en marketing  poseen en las herramientas y sistemas.

La Especificidad del Contexto

Los profesionales del marketing  han previsto desde hace mucho tiempo el potencial de la tecnología para crear un marketing virtual, es decir, un algoritmo tan sofisticado que varios departamentos de la empresa podrían consultarlo para obtener respuestas a preguntas que van desde el precio óptimo hasta el diseño del producto. 

La especificidad del contexto, es lo que según los expertos impide que el marketing virtual se materialice al menos por el momento, aunque el aprendizaje por máquina está dando coches autoconductores y ganando a los jugadores humanos en Jeopardy. 

Los factores que influyen en el comportamiento del consumidor son tan variados y complejos, y los datos que recogen las empresas son tan ricos, que modelar la forma en que los consumidores buscan en un solo sitio web de venta al por menor es una tarea monumental. 

Los datos de cada compañía son tan firmes y específicos para cada ocasión que construir y escalar tales modelos no es ni factible ni económico. La tecnología del aprendizaje automático hoy en día sobresale en tareas autónomas como el reconocimiento de imágenes y la clasificación de contenidos.

Pero, el tipo de tareas que se quieren hacer en el marketing virtual tienden a ser más desafiantes, porque se trata de modelar el comportamiento humano. Así que el número de cosas que el modelo no puede predecir sistemáticamente es mucho mayor. En otras palabras, hay mucho ruido en el comportamiento humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *