¿Por qué es tan importante elegir la fuente correcta en Marketing?

Las fuentes, son similares a la ropa que se lleva, proporcionan a la gente una primera impresión sobre quién es. Son una de las primeras cosas que la gente ve cuando descubre la compañía para poder establecer el tono de toda la marca.

Es por eso que se necesita ser intencional y estratégico con los que se elige. Se trata de elegir un traje que se ajuste a la marca, lo que significa que, algunas fuentes son más casuales y expresivas, mientras que otras son más abotonadas y reservadas.

Elegir la fuente (tipo de letra del logo o publicidad), equivocada puede cambiar completamente la personalidad de la marca, dando así a la gente una impresión equivocada sobre la empresa.

Por ello, con sólo cambiar la fuente de los logotipos, la personalidad y la sensación de las marcas cambia por completo. En consecuencia es importante elegir una fuente que complemente la marca, para  asegurarse de que la gente tenga una percepción precisa de la compañía.

¿Por dónde se debería empezar con la elección de una fuente?

Antes de poder elegir una fuente de tamaño y tipo de letra  específica, se tiene que entender las diferentes categorías de fuentes. Si bien existen muchas categorías diferentes, como la de escritura, la de pantalla o la gótica, las dos principales son la serif y la sans serif.

jefes

Serif vs Sans Serif: ¿Cuál es la diferencia?

Entender la diferencia entre estas dos categorías  ayuda a empezar a reducir a la que es la más adecuada para la empresa. Sin embargo, es muy fácil reconocer la diferencia entre las dos categorías. La respuesta está simplemente en el nombre.

Una serifa (serif)  es un trazo decorativo que remata el final del tallo de una letra, a veces también llamado pie de las letras.

A su vez, una fuente con serifas (serif) es una fuente que tiene las mismas, mientras que una fuente sin serifas (sans serif) es una fuente que no las tiene. Igualmente, la fuente con serifas (serif) es más ornamental y tiene serifas que se extienden desde los extremos, mientras que la fuente sin serifas (sans serif)  tiene extremos limpios y muy precisos.

Ambos estilos tienen una propia personalidad única y comunican mensajes muy diferentes. Por eso es importante entender cada estilo y asegurarse de elegir un tipo de letra que se corresponda  con el mensaje que se quiere que la marca comunique.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *